fbpx

He adoptado un gatito. ¿Qué alimentación es más adecuada para darle?

En alguna ocasión, llegan a las consultas veterinarias alguna persona con un cachorro de gato. Generalmente son niños o niñas acompañados de sus padres, que les han regalado un gatito. 

Lo primero y más importante que hay que saber es que los cachorros de gatos o de perros no deben separarse de su madre antes de las ocho o diez semanas de vida. Durante ese periodo de lactancia, la mejor alimentación y la más completa que pueden recibir es la leche de su madre, mediante lactancia natural. Durante ese tiempo, además de alimentarles, la madre también les enseña otras cosas, necesarias para su supervivencia y aprenden a socializar con otros gatos, principalmente sus hermanos de camada.

En alguna ocasión, no es posible que estén con la madre hasta esa edad, bien porque la madre los rechaza o porque muere.

Si es la primera vez que tenemos un gato en estas circunstancias, lo primero que debemos hacer es, como decía al principio, llevarle al veterinario quien comprobará su edad, su estado de salud y nos recomendará cómo debemos cuidarle.

En los primeros días de vida, hasta que son capaces de regular su propia temperatura, los gatitos necesitan el calor, tanto como la leche. Es necesario darles calor, evitar que se queden fríos. Para ello puede ser suficiente colocarles en una caja pequeña con alguna tela suave (manta o sudadera o camiseta de algodón) para poder hacer una especie de nido que le ayudará a mantener el calor corporal.

Dependiendo de dónde tengamos la caja con el gatito será necesaria, o no, que disponga de una fuente de calor próxima. Si estamos en una casa con una temperatura ambiente de más de 22 grados centígrados, será suficiente con colocar la caja próxima a un radiador o fuente de calor. Si, por el contrario, debiéramos colocar la caja con el gatito en un garaje, almacén o lugar que no tuviera calefacción, deberemos colocar una fuente de calor junto a la caja. Es importante que la fuente de calor no contacte directamente con el animal para evitar quemaduras. Si utilizamos bolsas de agua caliente deberemos tener en cuenta que su capacidad de calentar no durará mas de tres o cuatro horas.

Sobre la leche el veterinario nos indicará la leche maternizada artificial más adecuada, acorde con la edad y las necesidades del animal. La prepararemos antes de la toma, templada pero no demasiado caliente (temperatura corporal 37 – 38 grados centígrados). Se le suministrará con una tetina pequeña o con una jeringuilla.

Con relación al número de tomas, variará según la edad. Cuanto más pequeño deberemos darle más tomas, cada menos tiempo. La cantidad que ingiere en cada toma es muy pequeña. Las tomas se repetirán cada 3 o 4 horas, no sobrepasando las seis horas sin aportarle una toma.

Procuraremos mantener un ambiente tranquilo durante la lactancia y colocar al cachorro en una posición natural, parecida a la que se ponen con su madre, estirados sobre su vientre con la cabeza un poco levantada hacia el pezón de la madre.

Es importante que una vez haya terminado de tomar su biberón, después de unos minutos, realicemos un masaje suave en el ano y en la zona genital para estimularle los reflejos de defecación y de micción, tal y como hacen sus madres. Nos podemos ayudar con una gasa o un algodón empapado.

A estas edades, con menos de tres semanas, habitualmente se pasan el día acurrucados, tranquilos, durmiendo. Si el gatito se despierta constantemente, maúlla y gime es porque hay algo que no va bien. O bien le damos menos comida de la que necesita o quizás tiene gases o no ha defecado lo suficiente.

Alrededor de las cuatro semanas comienza la etapa del destete. No es una fecha exacta, varia según el estado de desarrollo del gatito. Empezaremos por colocar una pequeña cantidad de comida húmeda, o mejor de un pienso específico para el destete al lado de donde descansa, dos o tres veces al día.

Esta etapa es crucial para el futuro desarrollo del animal. Hay piensos específicos para la misma. En el destete y los primeros meses de vida los gatitos, como la mayoría de los cachorros de otras especies, son muy vulnerables. Poco a poco empiezan a interesarse por alimentos sólidos, además de la leche. Por eso es fundamental la formulación del pienso específico para esta etapa.

A veces, no tenemos la seguridad de que haya mamado suficiente calostro de la madre.A través del cual recibe los anticuerpos que le protegerán frente a diferentes enfermedades infecto contagiosas. Su sistema inmunitario todavía es inmaduro y no está desarrollado en su totalidad. Por lo tanto, es necesario un pienso de destete que fortalezca sus defensas. Para ello deberemos considerar un pienso que combine diferentes tipos de antioxidantes naturales, ya que contribuyen a desarrollar el sistema inmunitario del gatito.

El aparato digestivo del cachorro también necesita su tiempo para adaptarse y terminar de desarrollarse para poder aprovechar al 100% los nutrientes del pienso. Para ello es necesario que el pienso sea fácilmente digestible, con proteínas de alta calidad y equilibrado en minerales, carbohidratos y fibra. Deben disponer de agua limpia y fresca.

El cachorro cada vez estará más activo y empezará a explorar y a jugar. La socialización con personas y otros animales es muy importante. Empieza otra etapa y es necesario otra visita al veterinario para valorar su evolución y establecer el programa de vacunas y desparasitaciones.

Juan Carlos Ortiz Menéndez

Veterinario Municipal

Pin It
  • Creado el
  • Visto: 518

Entra en nuestra comunidad

Accede a nuestra comunidad de adoptantes. Elige tu perfil y regístrate.


 

Diseño Web Creo Tu Página - Páginas Web Profesionales